Banner

Trabajo de pie

Correo electrónico Imprimir PDF
(13 votos)

10 consejos para trabajar de pie cómodamente

Trabajar de pie puede llegar a ser una tortura si no tomamos unas mínimas precauciones. Estar detrás de un mostrador, en una cadena de montaje, o atendiendo al público en una tienda o comercio significa muchas horas en posturas que, en ocasiones, nos pueden resultar molestas y poco convenientes. Si, además, tenemos que cargar con peso y trasladar material de un lugar a otro, no está demás que tengas en consideración lo que a continuación te aconsejamos:

  1. Debes disponer de un asiento o taburete para poder sentarte cada cierto tiempo.

    Diferentes tipos de taburetes
  2. Comprueba si en tu tarea puedes trabajar con los brazos a lo largo del cuerpo y sin tener que encorvarte ni girar la espalda excesivamente.

  3. Si trabajas tras una mesa, mostrador o banco lo mejor es que sean ajustables a distintas alturas y a distintas tareas. Normalmente tomaremos la altura de los codos como referencia. Cuanto más baja, más deberás inclinar la espalda al trabajar y la tarea te resultará más penosa. No obstante, si tienes que cargar con peso, lo mejor es que la mesa o banco de apoyo sea bajo. Por el contrario, si realizas trabajos de precisión y necesitas apoyar los antebrazos, entonces lo más adecuado son bancos o mesas altas. Así tendrás el objeto que manipulas más cerca de la vista. Por darte unas medidas de referencia:

    • La altura del mostrador debe quedar unos 5-10 cm por encima de la altura de tus codos para tareas de precisión.

    • Entre 10 y 30 cm por debajo de los codos para tareas muy pesadas

    • Para tareas normales con un nivel medio de fuerza y precisión, donde cargarás con objetos no muy pesados, se toma la altura de codos, menos 5-10 cm.

    Altura del mostrador en función de tipo de trabajo

  4. Plataforma de elevación para el trabajadorSi el mobiliario no es ajustable, existirá un pedestal para elevar la superficie de trabajo a los trabajadores más altos. A los más bajos, se les debe facilitar una plataforma para elevar su altura.

  5. Una tarima para los pies, o escabel, te ayudará a reducir la presión sobre la espalda y cambiar de postura. Trasladar peso de vez en cuando disminuye la presión sobre las piernas y la espalda.

  6. En el suelo debe haber una estera para que no tengas que estar en pie sobre una superficie dura. Si el suelo es de cemento o metal, se puede tapar para que absorba los choques. El suelo debe estar limpio, liso y no ser resbaladizo.

  7. Debes llevar zapatos con empeine reforzado y tacos bajos cuando trabajes de pie.

  8. No debes estar mucho tiempo de pie. Si lo haces, puede provocarte dolores de espalda, inflamación de las piernas, problemas de circulación sanguínea, llagas en los pies y cansancio muscular. Por ello, deberías cambiar de postura cada cierto tiempo. Procura repartir la carga en ambos pies.

  9. No debes estirarte para realizar tus tareas. Debes tener todos los elementos necesarios para trabajar a tu alcance. Y de vez en cuando conviene caminar un poco para desentumecer los músculos de las piernas.

  10. El trabajo que realices debería estar a unos 20 ó 30 centímetros frente a tu cuerpo.