Banner

Estrés laboral. Aprende a afrontarlo

Correo electrónico Imprimir PDF
(6 votos)

Las causas del estrés laboral pueden encontrarse básicamente en las demandas del trabajo y/o en las características de la propia persona. Por ello, a la hora de intervenir para prevenirlo o eliminarlo, se pueden realizar actuaciones dirigidas al puesto de trabajo o a la propia persona. Entre estas últimas existen diversas técnicas denominadas de afrontamiento del estrés que puede realizar uno mismo.

 

 

Los principios básicos para afrontar las situaciones de estrés son:

  • Contar con una buena forma física, realizar actividades deportivas y llevar una dieta equilibrada.
  • Llevar un ritmo de sueño y descanso adecuados.
  • Tener tiempo de ocio y horarios de trabajo flexibles que permitan conciliar la vida laboral con la familiar.
  • Aprender técnicas útiles para afrontar el estrés: relajación, estiramientos, resolución de problemas, toma de decisiones, organización del tiempo, etc.
  • Fomentar el pensamiento positivo y mejorar las habilidades sociales cuando se trabaja con personas en situación de dependencia.

tipo_estresado

¿Qué debemos hacer cuando nos sentimos estresados?

 

  • Parar y hacer unas cuantas respiraciones profundas.
  • Admitir que nos sentimos desbordados. El reconocimiento de nuestros sentimientos es un paso importante para enfrentarnos a ellos.
  • Mantener un sentido de la perspectiva. Si hemos vivido esta situación anteriormente y hemos sobrevivido, esta vez también.
  • Hacer una lista mental de las tareas a realizar y colocarlas en orden de prioridad, teniendo en cuenta las más urgentes.
  • Completar una tarea cada vez, intentando pensar únicamente en la que estamos realizando en ese momento. Pensar en todo lo demás roba tiempo y energía que necesitaremos para la tarea que tenemos entre manos. Si surge una nueva, la colocaremos por orden de prioridad. Un signo de profesionalidad es la flexibilidad.
  • Planificar con antelación para ahorrar tiempo. No hay que subestimar el valor de tomar rutinariamente ciertas precauciones. Hay que comprobar nuestros recursos para utilizarlos con eficiencia.
  • Pedir ayuda a los compañeros o al jefe. Hay que admitir que muchas veces no podemos hacer las cosas solos. Tenemos que aprender a pedir ayuda.