Banner

Discapacidad auditiva

Correo electrónico Imprimir PDF
(5 votos)

La discapacidad auditiva, ya sea proveniente de enfermedades congénitas, envejecimiento o accidentes, nos puede afectar en todos los rangos de la actividad diaria que desempeñamos, dependiendo de la gravedad de la misma. Aún así, y después de muchos años de investigación, podemos compensar y mejorar los efectos de esta discapacidad. He aquí algunos ámbitos y las medidas compensatorias para la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad auditiva:

Recomendaciones generales

01 Amplificar las señales audibles. Si tienes una discapacidad auditiva parcial, la solución más sencilla suele ser aumentar el volumen o amplificar los sonidos (teléfono, radio, TV, timbre). Pero como el volumen elevado es molesto para otros, siempre son preferibles las ayudas auditivas personales. Los auriculares con control de volumen, por ejemplo, son una solución.

02 Utilizar señales visuales y/o táctiles para reforzar las audibles. Por ejemplo, una luz roja cuando suena el teléfono. Para una señal auditiva de alarma o peligro, dispondremos de una señal adicional visual y/o táctil para captar nuestra atención.

Imagen de una boca03 La escritura y la lectura labial pueden ser alternativas para comunicarte con otras personas. La información importante es preferible que la proporciones de viva voz y por escrito. Los rótulos tendrán información suficiente para orientarte en distintos entornos, y ubicarlos adecuadamente para no tener que preguntar por dicha información. La lectura labial se facilita con una buena iluminación.

04 En algunas ocasiones puede hacer falta un intérprete de lengua de signos.

05 Evitar la exposición al ruido es importante para todos, pero lo es más si tienes alguna deficiencia auditiva que puede agravarse si el entorno es demasiado ruidoso. Busca, por tanto, entornos libres de ruido y con buena acústica.

06 Si utilizas audífonos del modo T es muy útil la instalación de un bucle de inducción en el lugar de trabajo. Así, el sonido proveniente de ciertos aparatos (radio, televisión, etc.) se acopla al audífono mediante un enlace magnético, de forma que no se ve influido por el ruido ambiente y no hay necesidad de aumentar el volumen para oír la información en ambientes ruidosos.