Banner

La vista en las personas mayores

Correo electrónico Imprimir PDF
(13 votos)
Con la edad se produce un deterioro de la visión debido a los cambios producidos en el proceso normal de envejecimiento. Algunos de los conceptos más utilizados en relación con la visión son: agudeza, acomodación, sensibilidad al contraste, sensibilidad al deslumbramiento, adaptación a la oscuridad, visión del color, estereopsis y velocidad de lectura.

 

La agudeza visual es la capacidad para distinguir la forma de los objetos, es decir, la capacidad para ver detalles claramente.
IBV_mayor_lupa

 

La acomodación es la capacidad del ojo para enfocar objetos cercanos y lejanos. La pérdida de velocidad de acomodación se produce por la falta de elasticidad debida a la edad, de tal modo que las personas mayores tienen dificultad de lectura con lentes.

 

La sensiblidad al contraste es la capacidad de distinguir un detalle cuando está ubicado sobre un fondo con una tonalidad similar. Además del tamaño de la letra, el color de fondo y el contraste entre letra y fondo afectan mucho a la legibilidad. El embalaje y las instrucciones de muchos productos contiene pequeños caracteres en bajo contraste que dificulta la lectura en personas mayores.

 

La sensibilidad al deslumbramiento es la capacidad de distinguir un objeto cuando existe un nivel de iluminación muy elevado. Aumenta con la edad aunque muchas personas de más de 60 años necesitan tres veces más luz que las de 20 años, el incremento desmesurado de iluminación puede llevar a niveles inaceptables de deslumbramiento.

 

La adaptación a la oscuridad es la capacidad de habituarse a condiciones extremas de iluminación. Una personas de más edad requiere más tiempo para acostumbrarse a ver en un entorno oscuro proviniendo de uno iluminado.

 

La visión del color es la capacidad de distinguir colores distintos. El desarrollo de la visión y discriminación del color es normal desde el nacimiento hasta los 30 años, y gradualmente desciende a partir de los 30-40 años.

 

La estereopsis es la capacidad de distinguir profundidad o distancia por el hecho de utilizar dos ojos. Aunque permanece constante hasta los 40 años, empieza a declinar a partir de esa edad.

 

La velocidad de paso de los rótulos móviles no debe superar las 250 palabras por minuto. Dado que la precisión dinámica de lectura disminuye con la edad, será necesario ajustar este valor a la baja para que los rótulos móviles puedan ser leídos también por las personas mayores.