Banner

El mareo o vértigo visual

Correo electrónico Imprimir PDF
(12 votos)

Existen personas que presentan una especial sensibilidad a la información visual que les dificulta para mantener el equilibrio. Es decir, se trata de personas que pueden sufrir casos habituales de mareo o vértigo agravado por un determinado tipo de estímulo visual.

Esta patología provoca que el paciente sufra mareos, por ejemplo, al deambular por pasillos de supermercados o centros comerciales; observar tráfico rodado de cerca, ya sea durante la espera para cruzar un paso de peatones o coger el transporte público. Estas situaciones pueden generar un conflicto que provoca, si no es tratado adecuadamente, una limitación y una dependencia de otras personas para poder afrontarlo.

El sistema nervioso central procesa diversa información sensorial (visual, somatosensorial y vestibular) que contribuye al mantenimiento del equilibrio. Si la información en la que se apoya habitualmente está alterada o se hace conflictiva para el paciente, la ignora y compensa con el resto de fuentes de información para conseguir una mejor estabilidad. En los casos en los que no se logra esta compensación, la persona reduce su tolerancia a las situaciones reales de conflicto, provocando síntomas de inestabilidad y riesgo de caídas.

Para afrontar esta discapacidad, el Instituto de Biomecánica de Valencia ha desarrollado el Sistema de Valoración de Equilibrio NedSVE/IBV, que utiliza técnicas de realidad virtual que simulan escenarios visualmente conflictivos y registran, simultáneamente, las oscilaciones posturales producidas en estas condiciones. Además, diseña automáticamente un programa de rehabilitación personalizado adecuado al déficit de equilibrio observado.