Banner

Patologías comunes y tratamientos del pie.

Correo electrónico Imprimir PDF
(2 votos)

El pie infantil

El pie del niño es una estructura en constante desarrollo que continúa su evolución hasta alcanzar los 18 años. Existen algunas patologías propias de la infancia. Muchas patologías observadas en el niño son reconocidas como variaciones transitorias normales en el desarrollo que se corrigen por si mismas con el crecimiento. Otras deben ser tenidas en cuenta y, si es posible, corregirlas mediante la utilización de algún tipo de ortesis o calzado especial, así como llevar a cabo una serie de ejercicios correctores. Las más frecuentes son:

Pie plano

¿Qué es?

Imagen de un pie plano

El pie plano, como su nombre indica, no es más que una alteración generalmente hereditaria que supone un aplanamiento del arco interno longitudinal, lo que implica una anulación de la bóveda plantar. Además del hundimiento de la bóveda, aparecen otras deformidades como el talón valgo.

 

¿Cómo detectarlo?

La huella de un pie plano es característica, puesto que la curva interior del pie es poco pronunciada o incluso nula. La presencia de una gruesa capa de grasa bajo la piel del pie contribuye en numerosas ocasiones a ocultar la presencia del arco longitudinal, de modo que un primer examen en un podoscopio indica pies planos para la mayoría de los niños menores de tres años. Al mismo tiempo que los huesos del pie van consolidando, van ocupando su posición funcional y las estructuras que definirán el funcionamiento del pie van tomando forma, los arcos que forman la bóveda plantar van ganando altura y consistencia.

 

¿Cómo tratarlo?

Existen una serie de ejercicios recomendados para intentar prevenir el desarrollo del pie plano: caminar de puntillas, descalzo por terrenos naturales (arena, césped.) y agarrar objetos con los dedos de los pies.

Pie cavo

¿Qué es? Imagen de un pie normal

Es el caso contrario del pie plano. En el pie cavo, tanto el arco interno como el externo tienen mayor curvatura de la normal con lo que son anormalmente altos, lo que provoca un acortamiento del pie. Esta mayor altura de los arcos longitudinales supone una disminución de la superficie de carga, por lo que los pies cavos padecen de sobrepresiones en talón y antepié, pudiendo aparecer callosidades en estas zonas.

Además, pueden aparecer otras deformidades como el talón varo.

 

¿Cómo detectarlo?

Esta patología puede surgir en la infancia. Se suele detectar a edades comprendidas entre los 5 y los 11 años. En muchas ocasiones, los tendones de los dedos son más cortos de lo normal y tirantes con lo que los dedos adquieren una posición de garra.

 

¿Cómo tratarlo?

El calzado corrector puede aliviar el dolor y mejorar los problemas al andar e incluye modificaciones ortopédicas a los zapatos, tales como la inserción de un arco y una plantilla de soporte. Sólo en casos severos se opta por la cirugía para aplanar el pie.

Pie adductus (Metatarso varo)

Imagen de pies varos¿Qué es?

Entre las malformaciones congénitas del pie más frecuentes está el pie adductus. Se manifiesta desde el nacimiento y provoca que la parte anterior del pie, o antepié, se desvíe hacia adentro. Son los que fácilmente desarrollan un hallux valgus (juanete) si no se utiliza un calzado de diseño adecuado en la puntera.

 

¿Cómo detectarlo?

Visualmente, se distingue porque los dedos de los pies apuntan de manera destacada hacia el centro, con lo que el borde externo del pie tiene una forma de C.

 

¿Cómo tratarlo?

En la mayoría de los niños afectados, el metatarsus adductus puede curarse espontáneamente (sin tratamiento). Independientemente de la progresión de la desviación hacia adentro del antepié, el tratamiento inmediato después del nacimiento mejora el pronóstico del niño.