Banner

Ocho cosas que debemos saber sobre el calzado infantil

Correo electrónico Imprimir PDF
(1 voto)

Calzado infantil

  1. El calzado infantil debe ser ligero y lo más flexible posible.

  2. Para que los pies de los niños estén bien calzados, deben llevar un zapato cerrado, alto sobre el empeine, con cierre uniforme, fácil de abrochar y con lengüeta. La trasera se debe ajustar al talón perfectamente. El material debe ser suave o acolchado para calzados de caña media o alta.

  3. Mejor materiales naturales (piel) que sintéticos. La piel facilita la transpiración y el aislamiento térmico. Vigila que el material del interior carezca de costuras para evitar rozaduras en el pie del niño.

  4. Los zapatos o zapatillas con cámaras de aire son aconsejables para los niños, ya que se pasan el día corriendo y saltando. Con este sistema los impactos sobre el suelo se amortiguan.

  5. Los pies de los niños son muy sensibles, por lo que la suela no debe ser ni excesivamente gruesa, ni muy dura. Además, el dibujo de la suela debe garantizar el buen agarre al pavimento.

  6. Si el zapato tiene tacón, debe ser bajo, ancho y estable.

  7. Las plantillas, calzos y otros elementos anatómicos sólo los puede recomendar el médico o el especialista.

  8. Algunos modelos de zapato infantil llevan refuerzos en la puntera. Vigila que no se les clave en los dedos, así como si al abrochárselos tienen molestias.