Banner

Tipos de cama para mayores

Correo electrónico Imprimir PDF
(7 votos)

Las camas para personas mayores están destinadas a usuarios tanto activos como con dependencia, en cualquier ambiente (domicilio propio, residencias, etc.). Así pues, sus caracterísitcas generales deben estar adaptadas a las características de las personas mayores y, por tanto, admitir diferentes configuraciones.

A la vista de la variedad de usuarios mayores y de las diferentes tareas relacionadas con las camas, se pueden considerar tres configuraciones básicas de la cama, con una complejidad creciente en función del tipo de prestaciones:

  1. Cama con lecho fijo

    Este tipo de cama podría ser adecuado para la mayoría de personas mayores no dependientes en residencias y domicilios particulares. Sus diferencias con relación a los equipos actualmente existentes se refieren básicamente a la adecuación entre sus dimensiones y las necesidades de los usuarios y cuidadores, así como al empleo de materiales, acabados y accesorios más acordes con dichas necesidades.

    .
  2. Cama con somier articulado

    Este tipo de cama es apropiada para usuarios totalmente activos o con dependencia que conservan una relativa capacidad funcional, y presentaría la ventaja adicional de ofrecer mayores niveles de comodidad al ocupante acostado.

    .
  3. Cama con somier articulado y carro elevador de lecho

    Este tipo de cama es el apropiado para usuarios dependientes que precisen constantes cuidados por parte del personal de atención. En su concepción prima la funcionalidad desde el punto de vista de los cuidadores, así como el confort estando acostado, por lo que sus prestaciones deben ser similares a las de una cama clínica.

    .

Los materiales y acabados que se utilicen deben ser fáciles de limpiar y resistentes a las manchas y al deterioro superficial.

Finalmente, es importante que la cama, al igual que otros equipos, sea de carácter modular, permitiendo añadir accesorios que aumenten las prestaciones. Esto es debido a que las necesidades de las personas mayores pueden ir cambiando con el tiempo.

En cuanto a los accesorios cuya incorporación debe estar prevista, son los siguientes:

  1. Ruedas:

    Aunque no son imprescindibles en las camas para personas mayores activas, sí resultan útiles para algunas funciones.

  2. Barandillas:

    Como elemento de seguridad en aquellos usuarios que las necesiten.

  3. Estribo:

    Resulta de gran utilidad siempre que la cama disponga de somier articulado, ya que sirve de ayuda al usuario para acomodar su postura. En cualquier caso, el estribo puede ser un elemento de apoyo a la hora de incorporarse.