Banner

Mobiliario Infantil

Correo electrónico Imprimir PDF
(2 votos)

Hay que tomar muy en serio estos muebles para que sean realmente divertidos.

Es importante tener en cuenta que las medidas corporales en los niños son muy variables, así como el rápido ritmo de crecimiento.

Ambos aspectos influyen en el momento de elegir mobiliario infantil y dificultan la adaptación a unas medidas únicas.

Sin embargo, es primordial asumir que los muebles para niños deben cambiarse según su nivel de desarrollo. La periodicidad de la renovación de mobiliario está condicionada a rangos de estatura a partir de 0,80 m.

A continuación te damos algunas claves a tener en cuenta, para que los más pequeños actúen en un entorno adaptado a su tamaño y sus necesidades.

Imagen de dormitorio infantil
  1. Niños que crecen, muebles que crecen.

    Una opción muy recomendable para conseguir que estos muebles sean útiles durante más tiempo, son los denominados “muebles que crecen”. Permiten ser usados indistintamente por niños de diferentes edades o estaturas, adaptando su configuración en lugar de tener que reemplazarlos.

  2. Combina el mobiliario y haz que se sientan mayores.

    El hecho de ser muebles infantiles no implica que deban ser de tamaño reducido. Es aconsejable que los niños interactúen constantemente con otros muebles y elementos más grandes.

    Por tanto a la hora de comprar el mobiliario infantil comprueba que el diseño esté bien planteado y considera las dificultades que puedan plantearse al ubicarlos en su contexto habitual.

  3. Piensa siempre en la seguridad.

    La seguridad y la protección deben ser factores fundamentales que tienes que tener presentes en la compra de muebles infantiles ya que los niños son más susceptibles de sufrir caídas o golpes. Elegir esquinas redondeadas y materiales blandos y no astillables son buenas recomendaciones a seguir cuando elegimos mobiliario infantil.

  4. Pon a prueba la resistencia de los materiales.

    No debemos olvidar la importancia que la resistencia al deterioro de los materiales tiene en los muebles infantiles. Por eso evita comprar mobiliario delicado o con elementos de fácil rotura. Además, resulta también muy útil que sean lavables.

  5. Buenas posturas, buenos hábitos.

    Con el objetivo de evitar la adquisición de malos hábitos posturales durante los primeros años de vida, es aconsejable seleccionar muebles ergonómicos. El mobiliario infantil diseñado de acuerdo a criterios ergonómicos ofrece confort a corto plazo y evita el desarrollo de vicios posturales que pueden arrastrar toda la vida. Especial atención merece el mobiliario de estudio.

  6. Bonitos, alegres y divertidos.

    A la hora de comprar el mueble infantil es conveniente contar con la opinión del niño. De esta forma, conseguiremos que se sienta cómodo y a gusto en su espacio.