Banner

Butacas para mayores.

Correo electrónico Imprimir PDF
(1 voto)

Claves para comprar una butaca cómoda y segura.

En el caso de las butacas para mayores debemos tener una especial atención en su elección para minimizar posibles riesgos y maximizar la comodidad y confort.

A continuación resaltamos algunos de los requisitos de seguridad y funcionalidad que te ayudarán a su selección:

Butaca1. Comprueba la estabilidad.

Para comprobar la estabilidad de la butaca carga el peso del cuerpo sobre el respaldo, sobre el borde delantero del asiento, sobre el reposabrazos y, por último, sobre el reposapiernas.

2. Evita posibles riesgos mecánicos.

Todas las partes que entran en contacto con el cuerpo deben tener esquinas y bordes redondeados y estar exentas de salientes. Esto evitará golpes y tropiezos inesperados.

3. Guarda unas distancias mínimas de seguridad.

Si los complementos de la butaca como reposabrazos o reposapiés son móviles, debemos asegurarnos que no impliquen riesgo alguno. Se deben mantener las distancias mínimas de seguridad entre las partes móviles y entre las partes fijas de la butaca para evitar peligro de quedar atrapados o enganchados.

4. Asegúrate el control de todos los mecanismos.

Debemos tener un control absoluto de todos los mecanismos de ajuste y piezas de la butaca. El sistema de frenado es imprescindible en caso de que la butaca disponga de ruedas.

5. Elementos que ayudan a sentarse y levantarse.

El reposabrazos es un elemento útil que favorece la maniobra de levantarse y sentarse de la butaca cómodamente. Éstos deben ser suficientemente altos y anchos. Un relleno firme, un respaldo inclinado y el espacio libre debajo de la butaca son otras características recomendables.

6. Facilita el acercamiento.

En el caso de que se necesite la colaboración de otra persona para atención o cuidados, que los reposabrazos sean desmontables o abatibles pueden resultar muy útiles en este sentido.

7. Sencillez en el manejo y el transporte.

Las butacas deben ser fáciles de mover. Si disponen de ruedas, el sistema de frenado debe ser fiable. En el caso de no disponer de ruedas, hay que tener en cuenta la ligereza de los materiales y que los extremos de las patas faciliten el desplazamiento sin perder estabilidad.