Banner

Beneficios acústicos de los entornos con madera

Correo electrónico Imprimir PDF
(10 votos)

Uno de los factores que determina la salud de un entorno es su gestión acústica. En este sentido, un espacio interior con presencia de madera genera un tiempo de reverberación controlado y mejorado con respecto al que presentaría ese mismo espacio sin madera.

Si se reduce el tiempo de reverberación, se mejora la inteligibilidad del hablante porque sus palabras no resuenan y se reduce la presencia de ruidos y ecos. Esta característica resulta importante en espacios como aulas, salones, salas de reunión, etc. En este tipo de espacios, el ruido provoca que el orador eleve y fuerce la voz, lo que puede ocasionarle dolores de cabeza, pérdida de concentración, ansiedad e irritabilidad.

El ruido y sonido influyen, directamente, en nuestro comportamiento y en nuestro estado de ánimo, pues su presencia excesiva puede provocar estrés y otras molestias. Por este motivo, resulta importante permanecer en entornos libres de ruidos molestos, sobre todo cuando dormimos. Los sonidos puntuales y continuos pueden incomodarnos e interrumpirnos el sueño. La fragmentación de las fases del sueño tiene consecuencias sobre la salud porque acarrea niveles elevados de tasa metabólica y riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares por desórdenes de estrés. Además, descansar pocas horas está relacionado con la hipertensión, incrementa el riesgo de padecer enfermedades coronarias en las mujeres y propicia que nuestra salud se deteriore y nos sintamos peor.

Los entornos de madera, por sus propiedades acústicas y de confort térmico, mejoran y adecuan los espacios para descansar y dormir profundamente.

Así se desprende de un estudio realizado por el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) sobre los beneficios de la madera para la salud, en colaboración con la iniciativa “Vivir con madera” que promueve la Confederación Española de Empresarios de la Madera (CONFEMADERA).

 

 

IBV_Casamadera_NOVivirconmadera