Banner

Pavimentos de madera, máxima resistencia y seguridad durante la práctica deportiva

Correo electrónico Imprimir PDF
(0 votos)

Los entornos de madera son una referencia para la práctica del deporte indoor. Actualmente, existen normas a nivel europeo y nacional, que regulan la idoneidad de instalar diferentes materiales en estos espacios (UNE-EN 14904). La utilización de madera no es casualidad ya que es capaz de superar las más estrictas especificaciones para asegurar resistencia, seguridad y salud durante la práctica de actividad física.

La fricción entre el pavimento y el calzado juega un papel importante en las lesiones del ligamento cruzado anterior de la rodilla, una de las más peligrosas en la vida de un deportista. Sin embargo, las jugadoras de balonmano nórdicas sufrieron menos lesiones de este tipo en pavimentos de madera. Este es el motivo por el que la totalidad de los partidos de baloncesto de alta competición se disputan en pavimentos de madera.

En el béisbol la seguridad es un factor importante, tanto que la pelota cuando es bateada puede alcanzar velocidades muy altas y, en caso de impacto, herir a un jugador. La madera está presente en los bates de béisbol. Los bates de madera lanzan la pelota a menos velocidad que los distintos materiales que se utilizan para fabricarlos y permiten que el lanzador pueda apartarse para no ser lesionado por el lanzamiento. La capacidad de amortiguación de impactos de la madera es una propiedad muy saludable.

Otro factor que determina la salud de un entorno es la gestión acústica del mismo. Un espacio interior con presencia de madera genera un tiempo de reverberación controlado y mejorado respecto al que presentaría ese mismo espacio sin madera. El tiempo de reverberación indica cuánto tiempo permanece un sonido en el entorno. Si se reduce, se mejora la inteligibilidad del ambiente y aumenta la concentración y el bienestar de las personas. En instalaciones deportivas cerradas, como pabellones, se reúne un buen número de personas para presenciar un evento. Las personas crean una atmósfera ruidosa que al final repercute en la concentración del deportista y en la contaminación acústica. La madera, al disminuir el tiempo de propagación del sonido, reduce el ruido lo que vela por nuestra salud y puede permitir una mejor concentración del deportista.

Esta información se ha extraído de un estudio realizado por el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) en colaboración con la iniciativa “Vivir con madera” que promueve la Confederación Española de Empresarios de la Madera (CONFEMADERA).

 

ipavimento